¿Cómo clasificar un Influencer? Según Métricas, Sector y Atributos especiales

Cómo clasificar Influencer es algo de vital importancia. La palabra “influencer” está siendo utilizada como si no hubiese un mañana, y poder entender y medir su éxito es de extrema utilidad. En cualquier estrategia de marketing y comunicación escucharás estos términos, y aquí explicaremos como clasificar ese “status”. Desde fuera, los “Key Opinion Leaders”, KOLs o Influencers parece que disfrutan de un estado de celebridad y en una vida de ensueño, pero no siempre es así. 

Las marcas están viendo este hueco rentable de la atención, un lugar a buen precio, y están dedicando o moviendo recursos para plantearse dedicar una parte de sus presupuestos a ello. La pregunta es: qué están viendo en un influencer que una marca es imposible que replique. Y la otra es: ¿Cómo me puedo convertir en un influencer?

Un influencer no es solo un niño que hace vídeos a una audiencia joven, cuando te conviertes en una persona de autoridad, influencias a tu público para tomar decisiones comerciales. Pero en realidad en su sentido más simplificado, tu mejor amigo o familiares actúan de influencers. Sus opiniones (con técnicas de boca a boca) influyen más que algo que leas en un periódico. 

¿Qué es un Influencer?

Tradicionalmente un influencer era un actor famoso, un músico o un presentador de televisión. Este sigue siendo el caso, pero gracias a la democratización de información, es más accesible con plataformas gratuitas y a todos. Esto ha implicado convertir la lucha por la atención más en una “competencia perfecta”, que en un “oligopolio”. 

Aunque los influencer son de muchos tipos y cada vez más, su definición podría ser: Persona cuya opinión es valorada por un número sustancial de personas. 

Para poder entender su clasificación vamos a situar varios ejemplos. 

Cómo clasificar Influencer: Según métricas

Existen muchas formas de clasificar un influencer. Se puede subdividir en tantos sectores pequeños como desees. Alguna nomenclatura hace alusión a “microinfluencers, pequeños influencers, gran influencers, macro, celebrities, famosos”. Esto no solo es impráctico sino que complica el trabajo y la gestión. Además los números cambian constantemente, entonces establecer un baremo numérico de seguidores, es una diana que cambia constantemente.

Nosotros hemos establecido un sistema de 3-9. Clasificando cada Influencer según su impacto, en 3 categorías, posteriormente subdividiéndolas en unas 3 categorías internas si hiciese falta.

1. Micro-Influencer: El pequeño gran valor

Una chica “guay” del instituto, es una influencer. Si ella decide traer un objeto nuevo a clase puede marcar la próxima moda del instituto. Quizás su red de influencia bajo análisis numérico es baja. Digamos que un alcance de 200 personas. Pero eso puede llegar a ser un 75% del instituto, prácticamente control total de su opinión y atención. No solo eso, se benefician del “network effect”.

Esto lo clasificamos como un micro-influencer. Se trata de un influencer con números/métricas más bajas, pero con una repercusión elevada y proporcionalmente mejor comparando números más grandes. No tiene porqué ser de edad pequeña como el ejemplo. Una madre (jefa de la asociación de padres), un empresario habitual en las ferias del sector, están en todos lados y su opinión se valora.

En redes sociales, se suelen soltar cifras como “menos de 10,000″ o una cifra cercana. Nosotros estamos más interesados en cifras como engagement o capacidad de cerrar transacciones o “call to actions” en valor porcentual.

Su fama o cercanía suele venir de un trato más cercano, un nicho muy cerrado y reducido y/o unas pocas redes o sitios de distribución. Su trabajo tampoco suele estar centrado en la producción de contenido para redes sociales.

2. Influencer: De pequeño a Macro conocido

En este caso suelen ser personas posicionadas en un número alto de redes sociales. Su trabajo o ocupación va dirigida a crear algún tipo de valor a su audiencia, normalmente en formato audio-visual.

Su aparición surge con los primeros youtubers y su término se empieza a emplear más con la aparición de Vine, Instagram o redes sociales más fáciles de hacer marketing en ellas.

De las blogueras (De página web) a los youtubers más asentados. Suelen ser personas que crecieron en internet, que con el tiempo y el crecimiento de las redes sociales, su contenido ha alcanzado cada vez más personas. Desde 2019 tenemos a “olisr” en nuestro equipo de dirección. Un “influencer” desde 2012 produciendo contenido. El método de trabajo de cómo un creador de contenido es capaz de controlar todos los aspectos de una producción audiovisual, ha acelerado mucho nuestra velocidad de ejecución.

3. Influencer-Celebrity: Fama más allá del Medio

El salto de Influencer a Celebrity es cada vez más común. El Rubius (Rubén Doblas), Dulceida o Martina, son algunos ejemplos. Influencers que dieron el salto al cine, la radio, anuncios y programas de televisión… En ningún momento un tipo de influencer es mejor o peor, tan solo ofrecen distintas cosas.

La ventaja de este tercer estado es que su aparición en medios es mucho más elevada. Pero la trazabilidad de sus éxitos de ventas es mucho más complicada. Al mismo tiempo son los más caros de establecer contacto y campañas exitosas.

A pesar de ser mejor visto este tercer tipo de “influencer”; Will Smith es un caso de Celebrity dando el salto a redes sociales y comunicación más similar a un influencer “medio”. No es un salto de inferioridad, sino uno estratégico, ya que la audiencia es más cercana a él y es más distinta y joven.

Cómo clasificar Influencer: Según sector

Gamers – Tecnología

Los gamers son un sector muy conocido entre jóvenes y uno de los más asentados. Nosotros poseemos mucho expertise en esta área gracias a nuestra división GAMEBRO. Se trata de un sector muy disperso, con engagement más bajo de la media, dados también por unos números más pronunciados. El poder lo tienen las marcas desarrolladoras y productoras de juegos, y los servicios que se adopten por encima de estos juegos. Los influencers más típicos, son gamers de “letsplay”, comentaristas, “livestreamers” entre otros.

En su cima y como salto de influencer a uno de status de celebrity está el caso de “El Rubius” O de celebridad a influencer el caso de Ibai.

Maquillaje – Moda

El sector “Beauty” o de “Moda es uno de los más rentables y populares en campañas publicitarias con influencers. Dulceida, Laura Escanes y Maria Pombo son claros ejemplos de influencers-celebrities. El contenido por excelencia de este sector son las recomendaciones y muestras en vídeo.

Comida – Recetas

El término foodie se asocia a personas que comunican mucho sobre su comida y hábitos. El contenido más común es el de las recetas y recomendaciones.

Entretenimiento – Lifestyle

De Música, Vloggers de Retos u otros contenidos entretenidos. Suelen ser el contenido más versátil, por cubrir gran parte de su vida y ser mucho más variado. Su contenido suele ser en formato de video vlog. Además aquí existen muchos influencers viajeros que documentan su proceso de viaje y vida a diario por redes.

Salud y Fitness

Centrados en el deporte, la salud y en muchos casos con recomendaciones nutricionales. Su contenido de pilar fundamental suele ser entrenamientos o “workouts“. Adicionalmente usando las recomendaciones o dudas frecuentes con contenido secundario.

Otros

Perfiles de Empresa, Libros con “Book-tubers” u otros sectores importantes que no poseen tantas vistas en comparación con los otros.

Cómo clasificar Influencer: Según Atributos

De valor adicional (secundario)

Un influencer que aparte de trabajar o representar un sector bien, posee otros valores que se valoran como interesantes. Por ejemplo un gamer que también es deportista. Una influencer poeta que también promueve valores de reciclaje y ayuda al medio ambiente.

Expertos o Líderes de Opinión

Posicionadas como expertos en un área concreta. Su opinión es muy relevante en su sector. Por ejemplo: emprendedores, chefs, actores, músicos… Su opinión es más de estatus profesional sectorial.

Comunicadores y Vloggers

Influencers con unas dotes comunicativas elevadas. Por ejemplo, “Bloggers” (de páginas web) o “Vloggers” basados en Vídeo. Son expertos en comunicación según el medio, aparte de poseer seguidores.

Existen muchos profesionales que carecen de capacidad de comunicación eficaz, a pesar de tener un número alto de seguidores.