Fotogrametría para la Imprimir en 3D

Qué es la fotogrametría para imprimir en 3D

La fotogrametría tradicionalmente ha tenido usos muy específicos dentro de aplicaciones de ingeniería, y ahora se puede imprimir en 3D en casa. Ahora con mejores sensores móviles y poder computacional, esta al alcance de cualquier persona.

La Fotogrametria es emplear imágenes o vídeo como información para que un programa cree un modelo 3D de manera automática, y imprimir en 3D lograría replicarlo en cualquier lugar.

Explicado de manera simple, primero cogemos una cámara de un móvil y hacemos muchas fotos alrededor de un objeto. Estas fotos deben ser consistentes y de buena calidad visual.

Acto seguido se lo damos a un programa, a un software de un ordenador. Este programa mira las fotos, deduce dónde se han realizado cada una de las imágenes y las coloca en el espacio.

Fotogrametría de una escultura para Imprimir en 3D

Las figuras triangulares son las cámaras y dónde estaban en el “espacio” por el que nos movimos realizando las fotos. Cada una proporcionó valiosa información y perspectivas que usó el ordenador para dibujar el modelo. El modelo final está en el centro, dentro de la caja.

Se trata de una tecnología que está creciendo y mejorando velozmente, pero no es perfecta. Depende mucho del programa, de la calidad de las fotos, la homogeneidad entre ellas y una infinidad de factores.

Ejemplo de Fotogrametría para imprimir en 3D

Nosotros por nuestra fuerte vinculación con la producción, ayudamos a empresas a emplear esta tecnología de manera incial. Con la posibilidad de imprimir en 3D, la fotogrametría crece en usos y aplicaciones.

Por ejemplo esto es un modelo en 3D de un Barrendero de Madrid situado en Jacinto Benavente (Trabajo Nuestro) para la comunidad de Madrid.

Con la Fotogrametría de este modelo y luego con la Impresión 3D pasamos a un “modelo” digital hasta imprimir la miniatura del mismo.

Usos Habituales de la Fotogrametria

Mantener una copia digital de un objeto real

Por ejemplo, si el barrendero anterior se rompiese, podríamos mirar el modelo y sabríamos que tiene y cómo repararlo. Podrías imprimir las partes de reparación si tienes el modelo digital completo. Incluso si se dejan de fabricar.

Ingeniería inversa

Cogemos una Foto, obtenemos un Modelo 3D y luego una Impresión en 3D. Se le puede hacer a objetos de la competencia y estudiarlos. Además con el modelo 3D se puede someter a pruebas en entornos digitales de todo tipo.

CGI (Imágenes generadas por ordenador)

Se pueden añadir efectos de vídeo y visuales trabajando con el modelo digital y no con el real o con ambos. Esto reduce costes enormemente y sobre todo riesgos.

Modelado en 3D más rápido

Tener un modelo físico fotografiado y luego en 3D acelera el modelado 3D final. Si tienes una referencia o te lo hace un ordenador de manera inicial, ahorras mucho tiempo y puedes centrarte en pulir detalles.